Para estar cómodos las construcciones tradicionales sin que nos demos cuenta consumen demasiada energía, en su mayor parte esta energía se malgasta porque se pierde antes de que nos llegue a proporcionar alivio y por ello para ahorrar tenemos que centrar nuestra atención a las medidas que consigan obtener una temperatura de confort estable utilizando la mínima energía.

El problema en casa

Si pensamos a nivel energético y vemos los datos medios de consumo real en España, según lo publicado por el IDAE en 2011 un 67% de toda la energía consumida en hogares era debida a las instalaciones térmicas (calefacción, agua caliente o climatización). Y con ello queda claro que si queremos resolver o aliviar el problema teniendo el objetivo del ahorro de energía tenemos forzosamente que dedicar todas nuestra atención a las medidas que consigan obtener una temperatura de confort estable utilizando la mínima energía. Pero el tema energético es un problema complejo e influyen distintas variables ;

INSTALACIONES TÉRMICAS: por ello la mayor atención es hacia las instalaciones que nos ayudan a climatizar nuestra casa, calefacción, aire acondicionado, agua caliente, son elementos que a día de hoy pueden estar interconectados para usar energías renovables con el máximo rendimiento y menor consumo.

AISLAMIENTO : De nada sirve gastar poca energía para climatizar si esta se pierde rápidamente sin que nos proporcione bienestar. Por ello cuando se climatiza un espacio es necesario que este contenedor esté perfectamente aislado de forma que esa energía no se pierda y se mantengapermitiendo que la disfrutemos durante mucho tiempo igual que cuando se pone agua caliente en una taza o en un termo.

VENTILACIÓN: Es el factor más desconocido, pero afecta de forma crucial en la reducción del consumo, los espacios habitados tienen necesidad de ventilar en función del número de personas o de la actividad y existencia de mayor o menor humedad. Por muy buen aislamiento que tenga una vivienda el gesto clásico de abrir las ventanas es una forma de perder energía de forma inmediata, y es igual a tirar a la basura el dinero que hemos gastado en acondicionar ese aire viciado que intentamos eliminar. Parece un contrasentido, por una parte calentamos un ambiente y luego cambiamos este ambiente por otro nuevo que tenemos que volver a calentar. Pero aunque sea un problema no podemos evitar la ventilación, es completamente necesaria. Entonces que podemos hacer?

La tendencia es el uso cada vez mayor de ventanas fijas y cerradas, evitando el uso manual y la introducción de sistemas automáticos que controlan la ventilación, cambiando nuestro ambiente con el uso de tecnologías de recuperación de energía y por ello sin pérdidas, controlando los caudales en función del número de usuarios. Aunque pueda parecer algo nuevo, sin embargo no es nada tecnológicamente avanzado, sino que esta tecnología lleva en el mercado mucho tiempo y tiene precios perfectamente accesibles, por ello sólo es una cuestión de conocimiento y aceptación.

Contenidos relacionados

Todo bajo control?

Aunque no se vea a simple vista en el aire del interior de los edificios ocurren muchas cosas, la mayoría incontroladas

Ver contenido

Sentir el bienestar

La comodidad no es un lujo, cuando experimentamos algo que nos hace sentirnos mejor se puede convertir en una necesidad

Ver contenido

Reducir la incomodidad

El bienestar es una cuestión de sensaciones y podemos aumentar la comodidad con la misma temperatura

Ver contenido