El bienestar es una cuestión de sensaciones y existen varios factores como la humedad y temperatura de los muros que influyen bastante. Solamente con climatizar el aire puede que no sea suficiente para estar cómodo debido a que la sensación no es envolvente y pensamos erroneamente que la solución es aumentar el gasto de energía, cuando en realidad es un problema de distribución.

Reducir la incomodidad

La sensación que percibimos del ambiente depende de multiples factores, la energía se transmite por contacto con aire y a través de radiación por partes iguales. Imaginemos sentir esa sensación de calor de forma inmediata cuando nos acercamos a un radiador, el mismo efecto ocurre invertido cuando el muro de una habitación sigue frio a pesar de haber calentado el ambiente, o cuando pisamos un suelo frío en invierno. Por ello es muy importante entender de que forma se transmite la energía en nuestras viviendas y utilizar un sistema que permita obtener la mejor sensación utilizando la mínima energía.

SISTEMAS BASADOS EN CLIMATIZACIÓN DE AIRE : El bienestar es una cuestión de sensaciones, no basta con tener equipos que cambian la temperatura del aire. La temperatura de los muros también se transmite por radiación hasta nuestro cuerpo, y por eso el confort en instalaciones de aire no es completo y hace falta más energía para compensar este efecto negativo. Por ello para llegar a una sensación de bienestar estamos realmente utilizando más temperatura y por tanto más energía de la estrictamente necesaria. La razón de ello es como se transmite y se percibe esta energía. Además climatizando el aire tiene también la desventaja de que la energía difícilmente puede tranmitirse a los elementos construidos como el suelo, techo o muros, y cuando se ventila el aire cargado de energía se pierde, e incluso en el caso de utilizar ventilación con recuperación de energía pueden existir pérdidas de aire por las ventanas y cualquier soplo de viento hará que la energía se pierda a través de grietas o en el momento que se abre la puerta.

SISTEMAS BASADOS EN CLIMATIZACIÓN DE AGUA: En el caso de utilizar paneles con agua climatizada el efecto es mucho más envolvente y se aumenta mucho el bienestar térmico. La idea de este sistema es climatizar agua para hacerla circular en contacto con los elementos constructivos como suelos, techos o paredes. la energía necesaria para crear un efecto de bienestar es baja, y es posible utilizar fuentes de energía renovable como el sol o la geotérmia. Dado que esta temperatura no se pierde por ventilación permanece a una temperatura más natural, evitando pérdidas de energía y rentabilizando el consumo por ello es posible reducir la temperatura en invierno o aumentarla en verano, con lo cual podemos ahorrar energía sin tener que sacrificar la comodidad.

Contenidos relacionados

El problema en casa

Para estar cómodos la arquitectura tradicional sin que nos demos cuenta usa demasiada energía y eso supone un problema

Ver contenido

Sensación de calidad

En los locales públicos mejorando el ambiente obtenemos mayor rentabilidad, competitividad y mejor servicio al cliente

Ver contenido

Agua climatizada

El agua permite alcanzar un mayor grado de bienestar climatizando de forma natural e imperceptible las edificaciones

Ver contenido

Sentir el bienestar

La comodidad no es un lujo, cuando experimentamos algo que nos hace sentirnos mejor se puede convertir en una necesidad

Ver contenido