La instalaciones estan cambiando, ya no es suficiente con ser técnico en equipos aire acondicionado o en sistemas de calefacción por agua, ahora las necesidades se relacionan entre sí, las tecnologías se coordinan y complementan, los técnicos tienen que conocer varios sistemas para poder hacer que trabajen de forma conjunta y es necesario que todo ello funcione de forma automática

Sistemas híbridos

Desde aquellos años en los que los edificios sólo contaban con calderas alimentadas por carbón, han pasado muchos años y mucho desarrollo tecnológico.. A día de hoy no posible proyectar una construcción que no de una respuesta a los problemas de la orientación, la ventilación, agua caliente sanitaria, el aire acondicionado, la protección solar, la dehumidificación, la estanqueidad, la captación solar, la recuperación de energía, el tratamiento de agua residual, etc.. Nuestras edificaciónes deben cumplir con los múltiples requisitos normativos que nos obligan a realizar construcciones que respeten el medio ambiente.

Por ello la respuesta de los técnicos encargados de pensar nuestros edificios ha ido cambiando conforme han aumentado los requisitos. Incialmente estos requisitos se resolvían y pensaban de forma individual, cada cosa por separado, un técnico especialista que introducía canales de ventilación, uno encargado del sistema de calefacción, etc … Se realizaba una instalación de calefacción por radiadores y luego el usuario cuando se daba cuenta del problema veraniego introducía un aire acondicionado que superaba o ponía en sobrecarga la instalación eléctrica. La producción de calor para calefacción y agua caliente se realizaba por separado. Las instalaciones se duplicaban con el consecuente coste añadido, mientras que los equipos actuando por separado tenían rendimientos bajos y derrochaban mucha energía. El proceso era caótico y todo se resolvía poniendo parches.

Desde hace algunos años continuan apareciendo nuevas variantes en el mundo de las instalaciones. Ahora la tendencia es utilizar distintos sistemas y tecnologías que si bien pueden parecer que hacen lo mismo en realidad cada uno de ellos alcanza nuevas prestaciones y características para hacer que trabajen resolviendo varios problemas y coordinandose para ahorrar energía. En lugar de la duplicación lo que en realidad estamos consiguiendo es la creación de un sistema conjunto de mayor complejidad. La clave es la coordinación de los sub-sistemas

Un equipo sustituye a dos
Si hay que producir calor y frío se utiliza una bomba de calor, en lugar de utilizar una caldera y un equipo de acondicionamiento.
Cuando enciendo uno apago el otro
A la hora de producir calor se pueden utilizar 2 equipos distintos pero en ese caso es por motivos de ahorro energético, uno que genera energía durante días nublados, mientras que en los días soleados se apaga y existe otro sistema de paneles solares que capta el calor para utilizar gratuitamente mientras que la climatología lo permita.
En el caso de que no sea posible la instalación de paneles solares la recuperación de energía permite también la obtención de agua caliente como un subproducto, cuando algo se enfría algo se calienta y al mismo tiempo que extraemos el calor para ventilar con aire fresco podemos calentar el agua en el mismo depósito en el que el equipo de calefacción funciona durante el invierno.
Encenderlo cuando es estrictamente necesario
Un sistema de ventilación es capaz de complementar una instalación de aire acondicionado y reducir el consumo, dado que al evitar pérdidas de energía es posible apagar el sistema principal en multitud de ocasiones en los que la necesidad no es muy alta, es como aumentar el aislamiento, además de obtener aire puro.

Contenidos relacionados

Estilo de vida responsable

El ahorro energético es un beneficio para el medio ambiente, por lo tanto con el ahorro en tu factura ganamos todos

Ver contenido

Obras de instalación

La obra es una fase complicada y hay que tener en cuenta muchos aspectos, y organizar todo hasta el detalle más pequeño

Ver contenido

Sensación de calidad

En los locales públicos mejorando el ambiente obtenemos mayor rentabilidad, competitividad y mejor servicio al cliente

Ver contenido

Sentir el bienestar

La comodidad no es un lujo, cuando experimentamos algo que nos hace sentirnos mejor se puede convertir en una necesidad

Ver contenido