La calidad del ambiente interior no es cuestión de poca cosa. La atmósfera es un medio complejo y si queremos respirar aire puro hay que controlar la presencia de humedad, vapores, olores presentes en el interior de cualquier edificio, pero hay otros factores que no son evidentes y son dificiles de detectar, todos ellos pueden afectar a nuestra salud a largo plazo

Todo bajo control?

En el mismo modo en que la sal o el azucar se disuelve en agua, el aire de locales y nuestras habitaciones es un medio gaseoso en el que muy distintas sustancias están en suspensión, continuamente presentes y variando en su concentración en función de los cambios de temperatura y otras condiciones de utilización. Podemos pensar que como no nos damos cuenta o como el problema generado es pequeño, pequeñas condensaciones, pequeños olores, es un problema de poca importancia pero no hay que olvidar que la ventilación es algo completamente necesario para que estos problemas no nos afecten a nuestra salud y dañen nuestras construcciones.

Veamos algunos de los más frecuentes:

Vapor de agua : Es la humedad, el agua presente siempre en una proporción variable, según si el clima lluvioso o seco, pero también es producto de nuestra respiración, cada vez que expiramos aportamos agua al ambiente. Para tener un ambiente saludable hay que controlar que haya un equilibrio y que se mantenga un nivel entre el 40/60%. Por debajo de esta cifra se producen daños a objetos y mobiliario, dado que un grado muy bajo de humedad produciría una absorción de humedad procedente de la madera y los tejidos, sillas, cuadros, cortinas, etc.. Generando un envejecimiento prematuro de estos objetos. Un valor elevado produce condensaciones en ventanas y objetos metálicos y humedades intersticiales en lugares interiores de los muros y otros sitios de dificil acceso, esta humedad perjudica y daña el aislamiento térmico y otros materiales necesarios para sellar las juntas y asegurar que no entre aire exterior en el interior, además si no se controla a largo plazo obtendremos patologías como mohos y manchas que una vez estén presentes será muy difícil eliminar. Además de todo ello la humedad es el factor que más influye en nuestra sensación de confort y bienestar. Cualquier temperatura es incomoda si el nivel de humedad es inadecuado, y en algunos casos sólamente disponiendo de un equipo de deshumidificación obtenemos un alivio inmediato.

Humos : Los humos son ell producto de la combustión, y en el momento de la generación del humo puede ser visible durante un corto plazo de tiempo, después una vez disuelto en el ambiente interior, deja la presencia de múltiples sustancias que son en gran medida perjudiciales para la salud, además no siempre puede ser identificado por los olores, que a veces son díficilmente imperceptibles o que pasado un tiempo nuestro cerebro incia a ignorar. La combustión es algo que ocurre en multitud de ocasiones, por supuesto en el caso de que los ocupantes fumen tabaco, pero también cuando cocinamos, o en caso de calderas o calentadores de gas u otros combustibles, podrían tener pérdidas en los conductos.

Olores : La actividad humana genera olores. Nuestro olfato es un sentido que nos sirve para alertarnos de la presencia de productos o sustancias, es un método de defensa y evidentemente nos indica que hay necesidad de ventilar.

Dioxido de Carbono : La respiración es el proceso que nos permite absorber Oxígeno del aire que nos rodea y expulsar Dioxido de Carbono (CO2), aunque el ambiente sea limpio, cuando el ambiente no ventila nuestra respiración produce que el nivel de oxígeno descienda y el nivel de CO2 aumente y cuando esto se produce se suele referir a este efecto con el término “aire viciado” . El dióxido de carbono es un gas natural y no es tóxico por lo menos en las concentraciones naturales, es un gas muy corriente, pero es necesario mantener el equilibrio entre Oxígeno y CO2 mediante una correcta ventilación, sobretodo en el caso de locales interiores en los que se reunan grupos de personas.

Monóxido de Carbono : El monóxido de carbono (también denominado CO) es un gas tóxico, que se produce en las combustiones, es completamente inodoro y transparente, y por ello es imposible que nos demos cuenta de su presencia y puede aparecer con o sin humo, en el caso del uso de hornillas y calentadores de gas es especialmente peligroso, dado que podemos estar respirandolo sin saberlo, además debido a su densidad distinta del aire se puede concentrar en bolsas provienientes de otros lugares del edificio, y por ello, aunque en nuestro país todavía no sea algo frecuente, ya hay muchas normativas obligatorias a nivel mundial que obligan a disponer de alarmas que miden la concentración de este gas en los locales habitados. Para evitar daños a la salud y el bienestar como siempre es necesario ventilar adecuadamente.

Formaldehidos : Otros gases tóxicos provienen de la fabricación y de los procesos industriales, se tratan de productos que se encuentran en pinturas y en colas que se usan en nuestros muebles,en las gomas y plásticos de cualquier electrodoméstico, en las juntas de las ventanas, en la silicona que se utiliza para sellar los inodoros, duchas y bañeras, en el material de madera compuesta por virutas de MDF o Aglomerado. Se tranta de los formaldehidos que se emiten de forma continua en nuestras habitaciones por estos compuestos industriales durante muchos años después de que el proceso de fabricación haya acabado.

Contenidos relacionados

El problema en casa

Para estar cómodos la arquitectura tradicional sin que nos demos cuenta usa demasiada energía y eso supone un problema

Ver contenido

Sistema aire centralizado

Utiliza unidades de tratamiento de aire para distribuir un caudal de aire climatizado

Ver contenido

Edificios: hora de ponerse al día

Los tiempos cambian, la vida mejora, por ello hay hacer obras de reforma para que la construcción recupere valor de uso

Ver contenido

Programación de equipos

Hay que configurar los sensores y la centralita con los programas que se usarán en base a las instrucciones del cliente

Ver contenido

Sentir el bienestar

La comodidad no es un lujo, cuando experimentamos algo que nos hace sentirnos mejor se puede convertir en una necesidad

Ver contenido

Reforzar la instalación

Ya no hay que abrir las ventanas, al mejorar la instalación debemos evitar usos incontrolados de cerramientos y puertas

Ver contenido

Central de ventilación

Las centrales de ventilación se especializan en resolver todos los requerimientos de la renovación de aire

Ver contenido